Advertencia: Bajo ningún concepto esta información constituye una relación de Abogado y Cliente, ni sustituye una orientación o consulta legal con un Abogado admitido al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico.

CAPITULACIONES MATRIMONIALES POR SÓLO $150

 

¿Se va a casar o conoce alguien que se va a casar?

Evita la imputación del sueldo de tu futuro(a) esposa(a) como ingreso para el cómputo de tu obligación de pagar (aumentar) o para recibir (disminuir) la Pensión Alimentaria. Protección de deudas, bienes y el crédito durante el matrimonio.

El Código Civil de Puerto Rico dispone que los que se unan en matrimonio podrán otorgar sus capitulaciones antes de celebrarlo … A falta de contrato sobre los bienes, se entenderá el matrimonio contraído bajo el régimen de la sociedad legal de gananciales.

De ordinario, en caso de divorcio, y subsiguiente matrimonio de alguno de los padres alimentantes, la nueva sociedad de gananciales constituida entre este último y el nuevo cónyuge responde por los alimentos de los hijos.

Si bien es cierto que las obligaciones contraídas por los cónyuges, se reputan gananciales, para ello es necesario que exista una Sociedad Legal de Bienes Gananciales.

Los futuros cónyuges pueden pactar en las capitulaciones matrimoniales el régimen económico que entiendan procedente y conveniente.

La doctrina de inmutabilidad de las capitulaciones matrimoniales, impide al Tribunal considerar los ingresos del esposo o esposa del padre o madre alimentante cuando el matrimonio se contrajo bajo el régimen de total separación de bienes, eliminando con ello la existencia de una sociedad de gananciales.

Una de las decisiones transcendentales que el hombre moderno debe tomar hoy en día, es la de realizar o no un contrato de capitulaciones matrimoniales. ¿Y qué es un contrato de capitulaciones matrimoniales?

Las capitulaciones matrimoniales tienen su origen en los contratos prenupciales o acuerdos de matrimonio entre familias durante la Edad Media.  En nuestro ordenamiento jurídico se les permite a las parejas que deseen contraer matrimonio tengan la opción de establecer, conforme entiendan conveniente, el régimen económico que habrá de regir su futuro matrimonio.  En Puerto Rico, como regla general, los frutos, rentas o intereses percibidos o devengados durante el matrimonio, procedentes de los bienes comunes o de los peculiares de cada uno de los cónyuges serán considerados bienes gananciales de los conyugues.

No obstante, mediante un contrato de capitulaciones, los futuros conyugues pueden establecer cómo se determinará su participación en los bienes y deudas que adquieran durante el matrimonio. Si los cónyuges no realizan capitulaciones se entenderá que el matrimonio fue contraído bajo la sociedad legal de gananciales en la cual cada uno de los cónyuges tiene derecho a la mitad de los bienes de la sociedad, una vez satisfechas las deudas del matrimonio. Esta es una presunción que está establecida en el Código Civil de Puerto Rico y que rige en nuestro ordenamiento jurídico.

Una de las ventajas de las capitulaciones matrimoniales es que mediante un acuerdo de separación total de bienes se puede evitar la imputación del sueldo del  futuro conyugue como ingreso para el cómputo de la obligación de pagar una pensión alimentaria, ya sea la pensión de un menor o la de un adulto que reciba pensión de uno de los conyugues. También la sociedad legal de gananciales, sería responsable de pagar si uno de los conyugues adquiere una deuda durante el matrimonio aunque el otro conyugue no haya prestado su consentimiento. Por ejemplo, reclamaciones bajo demandas de daños y perjuicios contra uno de los cónyuges por haber causado un daño por acción y omisión en el área de trabajo.

Otra ventaja de la capitulaciones matrimoniales es que los futuros conyugues pueden establecer unos acuerdos o capitulaciones mixtas, en las cuales ciertos bienes o ingresos pueden ser considerados como parte de la sociedad legal de gananciales. Por ejemplo, se puede incluir que en caso de que uno de los conyugues se gane un premio en un casino o en la loto, será de ambos y por partes iguales. Como podemos apreciar, antes de decidir realizar unas capitulaciones matrimoniales debemos examinar otros aspectos de la futura relación, como el riesgo que envuelve la profesión de uno de conyugues y su patrón de gastos.

En las capitulaciones matrimoniales se puede incluir cualquier acuerdo, siempre y cuando no sea contrario a la moral, la ley o al orden público de Puerto Rico. Por ejemplo, no se puede acordar una prohibición que sea opresiva contra el otro conyugue o prohibirle que en caso de divorcio no pueda contraer nuevo matrimonio. No se puede incluir un acuerdo que obligue a un conyugue realizar actos contrarios a la moral, actuar ilícitamente o contrario al orden público.

Las capitulaciones matrimoniales sólo se pueden realizar antes de contraer matrimonio. Esto significa que el contrato será válido si es otorgado antes del matrimonio y únicamente durante el matrimonio. O sea, que todo lo acordado quedará nulo y sin efecto alguno en el caso de no contraerse el supuesto matrimonio.  Por último, es importante tener claro que las capitulaciones matrimoniales no afectan los derechos hereditarios entre ambos conyugues.

 

NOTA: Los honorarios de este servicio incluyen los Sellos y dos (2) Copias Certificadas.

Videos Informativos:

[Capitulaciones Matrimoniales]

[Requisitos para contraer Matrimonio en Puerto Rico]

[Requisitos para Segundas Nupcias]

 

Ofrecemos servicios por cita previa, los 7 días de la semana, incluyendo días feriados.

Tel: 787-627-2044 TXT